EL CIUDADANO

¿LE ENTREGÓ LAS LLAVES DEL PODER AL PUEBLO?

El presidente en ejercicio, Horacio Cartes, luego de firmar la normativa ante la atenta mirada de sus pares del Poder Legislativo y el Poder Judicial, manifestó respecto a la Ley N° 5282/2014: “Que todos los paraguayos tengamos acceso a las actividades del Gobierno es uno de los primeros pasos para cambiar de una vez por todas las malas costumbres. Cuando hay transparencia, la gente vuelve a estar por encima de los intereses personales, porque le entregamos las llaves del poder al pueblo, para que el pueblo mismo sea contralor del gasto público.

Es así, que el Paraguay se adentró en la lista de los países democráticos, en donde el Gobierno está al servicio del pueblo, y el pueblo ve y sabe cómo se maneja el dinero que es suyo y con medidas como estas que son permanentes, no solo un parche, harán posible la construcción de un país mucho mejor, con oportunidades para el progreso”. Por supuesto que antes de estas declaraciones del presidente Cartes y jactándose de que fueron los únicos hacedores de que hoy contemos con esta herramienta tan importante para la democracia paraguaya, vale recordar que la pre-ley de acceso a la información y con el incansable batallar de la sociedad civil, el día 26 de julio de 2007, el señor Félix Picco Portillo, utilizando el formulario que provee el Centro de Acceso a la Información Pública de la Defensoría del Pueblo solicitó al Intendente municipal de la ciudad de Lambaré “copia del Presupuesto aprobado para el año 2007, proyectos de royalties para el Municipio y cantidad del personal nombrado y contratado, discriminado por área y cargo que desempeñan”.

La Defensoría del Pueblo inició una nueva acción de amparo en representación del señor Picco Portillo, esta vez requiriendo la entrega de la información pública solicitada por él. La jueza resolvió “rechazar la acción de amparo (…) por improcedente”. Contra esta sentencia, el día 12 de febrero de 2007, el Defensor del Pueblo interpuso y fundó en nombre del ciudadano los recursos de nulidad y apelación. En su sentencia la Sala de Apelaciones dejó sentado que el derecho de acceso a la información pública es un derecho humano fundamental, esencial para el sustento y consolidación del sistema democrático en el Paraguay, a través de la participación ciudadana en el control de la gestión pública: “La incorporación del derecho a la información en el catálogo de los derechos fundamentales del ser humano es relativamente reciente. En nuestro sistema constitucional ha sido incorporado en el art. 28 de la CN.

Este derecho encuentra su justificación en el derecho más genérico, esencial a las democracias deliberativas y participativas, de formar libremente las opiniones y participar de modo responsable en los asuntos públicos; contribuye a la formación de la opinión propia y la pública, que está estrechamente ligada al pluralismo político. Se constituye así en un instrumento esencial de los asuntos que cobran interés en la vida ciudadana y colectiva, y que condiciona la participación en el manejo de ‘lo público’, es decir, el sistema de relaciones e interrelaciones que constituyen la trama básica de sustento de la convivencia democrática”.

Pese a la forma clara en que el derecho al acceso a la información pública se encuentra reconocido en la Constitución Nacional, resulta generalmente difícil que un ciudadano/a obtenga hoy algún informe solicitado a una institución pública. El cumplimiento espontáneo por parte de los organismos públicos es variable: algunos organismos contestan inmediatamente ante los pedidos, mientras que otras instituciones se niegan a brindar la información, especialmente la relacionada con cuestiones presupuestarias.

 

En casos en que los pedidos han llegado a realizarse a través de la vía del amparo, generalmente se ha negado la información en base a dos causas principales: errores en la vía procesal instaurada y afectación a otros derechos, tales como la privacidad. En definitiva, como vemos que la moda es entregar llaves de viviendas populares, sería bueno que también no solo el Ejecutivo sino los otros poderes del Estado, se sumen a la moda de entregar la llave del poder al pueblo, o sea la llave que ayude a abrir las puertas de la transparencia, de forma verdadera y no de discurso, para dejarnos habitar en un país con instituciones creíbles.

TABESA: FILTRACIÓN PROFUNDA PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Redaccion Central   
Lunes 11 de Septiembre de 2017 14:43

Jason Carpenter, uno de los infiltrados en la operación clandestina que investigó a Tabesa, empresa tabacalera de Horacio Cartes, afirmó que logró que su hermano Tim Carpenter inclusive trabaje para la empresa del Presidente.

Jason Carpenter se sentó en la sede del bufete de Butler Snow LLP el 17 de noviembre de 2015 en Birmingham, Alabama, y dio su declaración, bajo juramento, ante la Corte distrital de los Estados Unidos, Distrito este de Carolina del Norte. El documento en que se hace constar sus declaraciones fue clasificado como “altamente confidencial”.

Carpenter fue uno de los dos empresarios tabacaleros que, junto a Christopher Small, fueron contratados por el Buró de Alcohol, Tabaco y Explosivos (ATF) para infiltrarse dentro de Tabacalera del Este SA y comprobar que esta hacía contrabando dentro de los Estados Unidos. El informante trabajó para una empresa llamada US Flue Cured/Big South Distribution y dejó el trabajo el 15 de marzo de 2013, el mismo año en el que ATF cerró la investigación a Tabesa y en el que Horacio Cartes fue elegido como presidente del Paraguay.

El infiltrado contó que consiguió que su hermano, Tim Carpenter, trabaje para la empresa Tabacos USA, que no es otra cosa que la representación legal de Tabacalera del Este en los Estados Unidos. Sus oficinas están en el estado de Pensilvania. Agregó que Tabesa era objetivo del gobierno de los Estados Unidos desde diciembre de 2008.

Establecer esta conexión con Tabesa y ganarse la confianza de sus empresarios no le costó barato al gobierno de los Estados Unidos. ATF gastó, al menos, US$ 2.500.000 en fomentar esta relación.

EXTRACTO DE LA DECLARACIÓN DE JASON CARPENTER

Interrogador: ¿Es justo decir que la empresa Tabesa era un objetivo de ATF?

Jason Carpenter: ¿Al momento de la adquisición de los bienes?

Interrogador: Sí, señor.

Jason Carpenter: Sí.

Interrogador: ¿Y desde cuándo era un objetivo?

Jason Carpenter: Desde... setiembre de 2008.

Interrogador: Okay.

Jason Carpenter: En mi conocimiento, no sé desde cuándo se convirtieron en un objetivo.

Interrogador: ¿Entonces fueron un objetivo por durante al menos tres años?

Jason Carpenter: Sí.

Interrogador: ¿Y usted construyó una relación con Tabesa que le permitiría recibir información confidencial que eventualmente la pasaría a ATF?

Jason Carpenter: Desarrollé una relación con personas empleadas por Tabesa. Y sí, pasé esa información a la ATF.

Interrogador: Eso es correcto. El señor Small testificó que adquirir esa relación causó que ustedes gasten US$ 2.500.000.

Jason Carpenter: Eso es correcto, sí.

Interrogador: ¿Construir una relación?

Jason Carpenter: Construir una relación, quiero decir, es mucho más que construir una relación. La ATF junto con otras agencias querían todo el producto que llegaba de América del Sur, Paraguay, específicamente que el producto de Tabesa esté en un sitio que ellos podían controlar. Entonces hubo muchos gastos relacionados a esto.

Interrogador: Sí, incluyendo la inversión en una fábrica de agua mineral.

Jason Carpenter: Gaseosas, sí.

Interrogador: ¿De Paraguay?

Jason Carpenter: Sí.

Interrogador: Lo que era una pérdida desde el comienzo, ¿verdad?

Jason Carpenter: Eso es correcto señor, sí.

Interrogador: Entonces, creo que estos objetivos eran malas personas.

Jason Carpenter: Había algunos que eran muy malos, sí.

Interrogador: ¿Hizo algún contacto personal con los objetivos?

Jason Carpenter: Oh, absolutamente.

Interrogador: ¿Cuál sería el objetivo de un contacto personal con objetivos?

Jason Carpenter: Bueno, como mencioné, yo debía desarrollar una relación personal una vez que ellos llegaban a nuestras dependencias. Querían que compráramos sus productos, esconder sus productos, cualquiera que sean, o que los ayudáramos a manipular los informes por dinero. Una vez que un individuo o una entidad se convertía en un objetivo, yo empezaba a informar sobre estos indivuduos y a enviar informes a la ATF o al FBI, dependiendo del objetivo.

“JUANCA”

El jefe de Gabinete Civil, Juan Carlos López Moreira, también está implicado en las declaraciones. Él era uno de los gerentes más importantes de Cartes en 2011, año en que se hizo más intensa la investigación a Tabesa.

Estados Unidos hasta ayudó a establecer la empresa Bebidas USA —dependiente de Bebidas del Paraguay— como parte de la “fachada” para la investigación. El infiltrado contó que no solo ATF investigó a Cartes sino también lo hicieron la DEA (agencia antidrogas) y el FBI (buró de investigaciones).

EXTRACTO DE DECLARACIÓN DE CARPENTER

Interrogador: Y el correo electrónico está dirigido... está fechado el 28 de febrero de 2011 a... no puedo pronunciar ese nombre...

Jason Carpenter: Juanca.

Interrogador: Juanca y Qs?

Jason Carpenter: Eso es correcto.

Interrogador: Quiénes son?

Jason Carpenter: Bueno, en ese momento, eran representantes de Tabesa.

Interrogador: De acuerdo, Tabesa es una... ¿sus dueños son gente de Paraguay?

Jason Carpenter: Eso es correcto.

Interrogador: Espefícicamente, el presidente, ¿el actual presidente de Paraguay?

Jason Carpenter: Sí

Interrogador: ¿Y ellos eran un objetivo?

Jason Carpenter: Sí.

Interrogador: ¿Para qué?

Jason Carpenter: Bueno, había muchas agencias que los investigaban a través del fiscal del distrito por narcotráfico, lavado de dinero, contrabando. Muchas agencias apuntaban a Horacio Cartes.

Interrogador: Okay, no es mi propósito adentrarme en eso.

LLAMATIVO CIERRE DE INVESTIGACIÓN EN EE.UU.

Matt Apuzzo, periodista del New York Times que indagó en el caso, conversó con ABC Color este lunes. Consultado sobre por qué ATF cerró la investigación sobre Cartes, dijo que entiende que ocurrió por “cuestiones políticas”. Sostuvo que investigar a un presidente de la República es mucho más difícil para el Gobierno de los Estados Unidos que a un empresario extranjero.

Una operación encubierta de ATF de los Estados Unidos, hecha entre 2006 y 2013, comprobó que Tabacalera del Este SA, empresa de Horacio Cartes, envió cigarrillos de contrabando a ese país. El contacto con Paraguay lo hicieron estos dos “informantes” que dieron sus declaraciones testificales al Departamento de Justicia de Estados Unidos.

 

FUENTE: ABC COLOR

 
biotin reverse phone lookup .